AMOROSA SOLEDAD

00

No siempre me pasa de tener recreos maternos. O casi nunca debería decir. Bueno, cuando eso sucede me pasa que no se que hacer. Me vuelvo una adolescente a la que le queda la casa sola y me pregunto ¿qué hago?

Entonces entre las alternativas está: escuchar música, plancharme el pelo, mirar tele, poner alguna película, tejer, escribir, tocar la guitarra, dormir un rato, salir a dar una vuelta, limpiar, acomodar, huevear en internet, tomar mate, fumarme un cigarrillo *no fumo cuando S. esta conmigo*, jugar al scrabble *nuevo vicio*.

Muchas de estas cosas las puedo hacer al mismo tiempo, ejemplo, tomar mate mientras escucho música y tejo *tres pájaros de un tiro*.

Cuando S. era bebita la super extrañaba, así la lleven por media hora, o cuando dormía a la noche y yo me quedaba un rato sola. La extrañaba un montón, entonces terminaba apagando todo y yéndome a acostar.

Ahora no, ahora lo disfruto mucho. Me gusta tener mi espacio y que ella tenga su momento sin mí, su independencia. Aunque cuando vuelve sale del auto y viene corriendo a la puerta a llamarme y yo le pregunto ¿quién es? y ella me habla en su idioma mandarín, entonces abro la puerta y se nos iluminan las ojos y me pongo a jugar con ella.

¿Cuan cursi una madre puede ser? Ufff, no te das una idea!