ANSIEDAD MODO ON

Cuando estaba embarazada me pasaba que iba al consultorio del obstetra que quedaba pasando el del pediatra y veía a todas esas madres con sus bellos bebes y pensaba “quiero estar como ellas, ya me aburrí de estar embarazada” y ahora que me toca estar adelante en el consultorio del pediatra y veo todas las embarazadas que pasan para el consultorio del obstetra pienso “que lindo cuando tenía la panza como estas chicas, como descansaba, como me mimaba todo el mundo, ahora solo soy un par de tetas (nunca mejor dicha la frase “solo soy un par de tetas”) o la dama de compañía de S”.
Esperando veo que cae un matrimonio con mellizos, verlos me dio miedo pensar en tener dos S. para cuidar. Estoy llegando a la cuenta que mientras más crece pareciera que más hijos tuve, porque con el carácter y el comportamiento que esta adoptando parece que fuera diez en una sola niña. Y la verdad es que no se muy bien como hacer para tranquilizarla un poco, porque todos me dicen “es bebé no la podes retar, todavía no entiende” entonces yo me pongo en su lugar. Una personita que no sabe caminar para desplazarse con total libertad por donde quiere cuando lo desea, no sabe hablar para pedirme lo que necesita… y yo en su lugar también sería bastante nerviosa. Aunque obviamente cuanto más pasa el tiempo más nos estamos entendiendo.
Pero bueno nada, a lo que iba es que, si vos sos de las que todavía lleva a su hijo en el vientre no desesperéis. Tranquilidad, disfruta de lo último que te queda de vida como venías conociéndola sin tener que estar atrás de un pequeño TODO el día. Preparate para jugar ilimitadamente, para tenerlo en brazos ilimitadamente, porque por más que me digan el temita de brazos y demás la realidad es que cuando encontras la manera de que se queden tranquilos, por, aunque sea un ratito, no importa que es lo que tengas que hacer, tranzas al toque, porque llega un momento que estas tan pero tan cansada que cualquier cosa viene bien por descansar un rato, así sea teniendo al bebe en brazos todo el día.
Que raro, a veces me acuerdo de los días que me sentaba en mi casa, sola con semejante panza y trataba de imaginar como sería la vida con bebe presente, les puedo asegurar que jamás me imaginé que iba a ser así, tan adrenalinica momento a momento, tan a las corridas, porque hoy pare un segundo y me pareció que ayer fue que nació y la internación y llegar y y y, y ahora ya tiene casi nueve meses. Increíble.
Como dijo un amigo hace poco “ser padres es hermoso pero difícil”. Oh si lo es.

Anuncios

ANGUSTIA

Este post en una de esas les puede ahorrar lágrimas a más de una… ojala!
Los bebes cuando nacen no saben hacer nada, nada de nada. Porque ellos están nueve meses en la panza de una con la temperatura perfecta, alimentándose por el cordón, respirando también por él. Creo fervientemente que el paraíso de una persona es el vientre materno, no te jode nadie, haces la tuya, no estas solo nunca (tenes a tu mamá siempre con vos), etc.
Ahora, salís y se terminó la joda. Tenes que aprender a comer, a respirar, a muchas cosas y además, a hacer caca. Perdón pero no encontré otra manera de expresarlo.
Yo no tenía ni la menor idea de que los bebes tenían que aprender a tantas cosas, a mi se me hacía que algunas ya la traían incorporada pero no. Disculpen mi ignoracia.
Los primeros días (primeros tres días, ponele) todo bien, haciendo esa caca negra llamada meconio más difícil de limpiar que la peor mancha que se te puede ocurrir. Una vez que esa étapa se terminó, se terminó todo y mis preocupaciones de madre, la angustia empezó a surgir de a poco hasta hacerme explotar en llanto.
Quizás me lo decís ahora y yo lo hubiese resuelto de otra manera pero después de pasar tres días sin que la pequeña haga nada y que el pediatra que la había visto nacer había dicho que no podía pasar más de cuatro, ponele, me asustó.
Había pasado la mayoría del día llorando, yo no sabía como calmarla, las horas corrieron hasta que llegó la noche, se despertó llorando, la levante y me largue a llorar. Vino mi madre, me preguntó que me pasaba, trato de calmarme y llamó a un remis.
En la guardia me atendió un idiota (no hay otra palabra que lo defina). Lo llamaron, eran las once de la noche más o menos, vino a vernos todo despeinado con una cara de “te odio porque me despertaste” terrible. ¿Qué le pasa? Le conté, ni la revisó y me dijo “tiene que pasar siete días, si en siete días no hace volve”. Me dijo que lo bueno era que tenía gases así que movimiento había, lo demás solo restaba esperar. Digo que el tipo era un idiota por su cara de no querer atenderme, de demostrar que S. y yo le estábamos rompiendo las pelotas cuando su trabajo era atendernos, increíble pero bueno.
Al otro día fui al pediatra me recomendaron con el que seguimos hasta el día de hoy y que es un capo de la vida. Me dijo que si que tenía que esperar pero me dio el porque, me tranquilizó, me explico las cosas como eran.
Así que ya saben, no se asusten. De hecho después de eso leí mucho y efectivamente encontré la misma información, así que a no asustarse, los bebes tienen que aprender a hacer todo y nosotras tenemos que tener paciencia.

PAPEL Y LÁPIZ

Siempre que vayan al obstetra piensen en todas las dudas que tienen y anótenla. Inclusive las cosas que le parecen una pavada, eso también.

En cada consulta tómense tiempo, hablen, pregunten, presten atención.

En mi primer consulta con el obstetra, por ejemplo, yo pregunté…

  • Qué se podía tomar cuando tenía dolor de cabeza (fue lo único que sufrí los primeros meses)
  • Qué cosas no podía hacer (esfuerzos)
  • Cuando empezaban los tan famosos síntomas de embarazo (me dijo que eran más psicológicos que otra cosa, no se si es verdad, yo jamás los tuve)
  • Qué tanto podían afectar mis cambios de humor al bebé 
  • Qué es lo que podía y no comer
  • Qué bebidas no se podían tomar

No recuerdo que más pero más o menos esas son las cosas que le pregunté. Fíjense sus inquietudes y consulten.

NUEVO MEJOR AMIGO

Si hay alguien que pasará a ser nuestro aliado es el obstetra.

Bueno, cuando los meses comiencen a pasar, nuestra panza vaya creciendo y con ella nuestro traste, brazos, piernas y él (o ella, digo él porque en mi caso fue un hombre) a retarnos y exigirnos que aflojemos con la comida quizás no lo vamos a querer tanto pero sin dudas va a ser alguien importante. (A parte, qué nos importa si total esta el resto de nuestro círculo para que nos malcríe y adule todo el tiempo… aprovechen porque después se termina, no es mito).

Con mi obstetra no hacía solo las consultas sino también las prácticas (ecos y demás), algo super super cómodo. Si tenes la suerte de encontrar a alguien así aprovecha. ¿Por qué? Porque los primeros meses esta todo bien, vas, venís, tenes energía, fuerza, garra, pero cuando los meses comienzan a pasar y de pasar a ser una sola persona sos dos en una y si te excedes tres en una, no sabes lo mucho que vas  a amar que en un solo lugar puedas hacer todo y no ir del obstetra al ecografo y así.