CRÓNICA DE UNA VUELTA

008SAC_Cynthia_Nixon_019

Me costó volver, tarde y después me tardaron. Entre siendo una persona, y hoy vuelvo a entrar por la misma puerta siendo otra. Con la mente y el cuerpo cambiados.

Primer día de cursada. Todos los primeros días de las cosas no pueden ser perfectas porque sino ¿cual es la gracia?

Le dije a la niñera que venga a una hora y vino media hora antes, ¡gol de media cancha! Charlamos un rato, terminé de tomar unos mates, cambié a S., le preparé la memi y en ese momento aproveche que se tiró en su puff y me fui.

Cuando cerré la puerta se me estrujo el corazón, me dieron ganas de llorar, era la primera vez que dejaba sola a mi hija con alguien que no sea de mi familia. La señora que la cuida para que se den una idea es tipo Magda, la niñera de Miranda de Sex and the city. No por lo grande, porque no es tan grande pero si por el amor que tiene para brindar.

Tenía que cargar la SUBE, no había sistema (agggrrrr), fui de acá para allá. Llegué a la parada, una cola laaarrrrgaaa. Ya llegaba tarde, entraba y media y para y media estaba todavía en la parada.

Llegué tarde pero todavía la clase no había comenzado, la profesora estaba pidiendo nombres y demás. De casualidad encontré una silla. La clase estuvo muy buena. Amo a la profesora de Teoría Literaria, es una materia que ya cursé la primera vez pero la deje para bajar un cambio *cursaba doce materias*. La disfruté como nunca, se me hizo corta.

Me volví contenta, llamé por teléfono a mi casa. S. no lloró, estuvo bien, se portó bien. Tranquilidad.

Bienvenida para mi.

Anuncios

NO PERO SI

176

Mi hija me rompió *me rompió* el ¿lector? de auriculares del celular y tampoco puedo apagarlo.

Fue anoche, recién habíamos terminado de comer, se subió a mi falda cuando manoteo de la mesa el celular y se le cayó, rebotando este contra fierros de la mesa y finalmente contra el piso. Siempre que se me cae el celular apreto todo para ver que ande, con un pequeño rápido chequeo. Y si, todo andaba bien.

Hasta que a la noche no me podía dormir (sí, una noche que la chaboncita me dormía, yo me desvelaba #lavida), entonces le puse los auriculares al celular, encendí la música y note que se prendió en alta voz, rápidamente trate de apagarlo y me di cuenta que no andaba el auricular, no me aparecía el dibujitos de auriculares en la pantalla. Algo andaba mal. Traté de apagarlo y no hubo caso. No. Yo pensé que se había colgado pero no. Con la tecla puedo hacer de todo. Cortar una llamada, cerrar todo rápido de una vez pero no puedo apagar el celular. Y es un quilombo, porque a veces se me cuelga la cámara y la única manera de hacerlo arrancar es apagando y prendiendo, pero bueno.

Me quería matar hasta que recordé que tenía un mp3 olvidado *bastante hecho pelota* en el fondo de un cajón. Me levanté, lo desempolvé, le cargué la batería, música, y que ande hasta que me compre otro. Porque en realidad no me molesta mucho que se me haya roto eso, porque el volumen de mi telefono es bastante bajo y si bien soy precavida con mis oídos, me gusta la música alta.

Lou Reed, Cerati, Devendra, Adam Green y un artista más que no recuerdo.

A lo que voy… saben la cantidad de veces que vi nenitos tirando, baboseando, revoleando telefonos y pensé “como pueden dejarlos?”, y te puedo asegurar que cuando lloran, gritan, patalean y lo único que lo calma es la bendita luz de la pantalla de tu celular se lo das y chau picho.

#lavida

ADIÓS VIRTUALIDAD

2

Un día quede embarazada y me llené de miedos. Normales, calculo, pero miedo al fin.

No quería ser de esas futuras embarazadas que hablan todo el tiempo de panzas y bebes, aunque sí, lo fui.

Y entonces, esta nueva era me llevó a conocer a personas que estaban en la misma y fue lo más liberador del mundo. Aunque es paradójico porque a fin de cuentas hablamos más de cualquier otra cosa que de bebes a veces pero creo que es porque también sabemos que ante todo somos mujeres.

Ya me pasó de encontrarme con las mayoría de ellas. Y cuando esas fotos inmóviles se convierten en persona de carne y hueso que hablan y abrazan y ríen es una felicidad enorme.

Y digo “la mayoría” porque había una de esas personas que me faltaba conocer y tuve el agrado de hacerlo este fin de semana.

Hablo de Manu. Manu es una mamá hermosa que conocí por Twitter, con quién compartimos afinidad en gustos y en tener ambas, pequeñas que se llevan a penas un mes.

Ver a su pequeña Juana jugando con mi pequeña Sophie fue hermoso. Pegaron onda de una, la pasaron tan lindo como nosotras compartiendo mates, tratando de ponernos al día en el ratito que compartimos porque hice visita de médico que me dejó con ganas de más y que seguramente se dará muchas veces porque sabe que mi casa tiene las puertas abiertas para ella y su familia.

Un día quede embarazada, me convertí en mamá y me llené de gente hermosa.

Encantadísimas de conocerlas ♥

AHORA VENGO

ImagenV

Muchas pero muchas veces opiné acerca de temas de la maternidad sin ser madre, miles. Muchas veces se lo dije a las personas con las que estaba hablando, y otras, sencillamente las callé y opine en mi interior. Algunas cosas de las que pensaba las sigo manteniendo en la actualidad, y ese tipo de cosas, en cierto punto, me hacen sentir bien.

Cuando quedé embarazada me llegó un mensaje de alguien con quien habíamos sido amigas en un momento de nuestras vidas que me dijo “me enteré que estas embarazada, te escribo para felicitarte y decirte que ahora que vas a ser madre puede que me entiendas” y no, no la entendí, ni la entiendo. Sigo manteniendo mi postura y esas cosas me hacen sentir bien. 

Lo confieso, yo no me identifico con las madres que dejan absolutamente todo atrás y se largan a la maternidad y a la vida de sus hijos. Yo creo firmemente en que cada uno tiene que tener su espacio, así todavía sean niños. Me pasó de escuchar a alguien decir “nunca más voy a  salir a ningún lado porque mi hija llora” y posta, no salió nunca más. Estaba ahí, las veinticuatro horas para su hija, pegada. No voy a decir que esta bien o que esta mal. Yo no lo elijo. 

Siendo madre soltera se te dificulta el tema de salir aunque sea a la esquina a ver si llueve, porque no tengo al coequiper para pedirle que se quede un ratito con la pequeña para poder ir a dar una vuelta, por lo que yo paso todo el día con mi hija. La única solución que le encontré es pedirle a alguien que este con ella un ratito y aunque sea tomarme diez minutos de relajación tirada en la cama, por ejemplo. Cuando milagrosamente salgo a algún lado sin ella cuando vuelvo pregunto “¿lloró?” y siempre la respuesta es “no” y no se dan una idea el alivio que me genera. Porque si hay algo que supe desde siempre es que quería independencia mutua, que mi hija pueda vivir sin mi. Hasta ahora me salió bien. Eso si, no se duerme con nada hasta que llego. Nunca la encontré dormida al llegar, se duerme recién cuando me ve que estoy en casa, y eso si, me causa un amor terrible porque no llorará mientras no estoy pero cuando me ve entrar me regala una mirada y una sonrisa hermosa que me enamora cada día más.

LOS ABUS

197102921163744671_QrgnMCLv_c

Que tema complicado son los abus, por favor.
Antes de que S. naciera yo decía que no me iba a oponer a mis padres por más que vivieran conmigo porque son los abuelos y no puedo permitir que ellos lo críen cuando tienen que ser los responsables de malcriarlos. Siempre ponía de ejemplo a mis nonos que me apañaron todas las veces que me portaba mal de niña. Cuando me mandaba alguna salía corriendo para la casa de ellos y disfrutaba escucharlos decirles a mis viejos “no la vayan a retar”. Entonces, yo pensé en ser flexibles, en dejar que S. tenga la misma oportunidad que yo.
Evidentemente la situación se me fue de las manos, y ahora tengo una hija de casi un año, que con su, casi un año sabe perfectamente que esas dos personas que tiene de abuelos son su ticket para hacer lo que quiera, porque total a la que le dicen algo es a mi, no a ella.
S. tiene la manía de golpearse la cabeza contra la silla de comer, primero despacio, después más fuerte y más. Y yo “NO SOPHIE, BASTA!” y mis viejos “no le digas así pobrecita, Sophie no lo hagas mi vida”, entonces ella me mira y se ríe… entienden lo que es eso? La piba no tiene un año y se me ríe en la cara.
Mientras estamos nosotras solas ella anda tratando de dar sus primeros pasos o gateando, o mira los dibus, esta todo bien. Pero llega mi vieja y se pone a llorar como si la hubiese pasado mal todo el día, y pide brazos, y hace berrinche. Entonces, mi vieja realmente piensa que la paso mal.
Nada peor es que vos “retes” a tus hijos porque a tu entender estan haciendo algo indebido y que detrás escuches dos personas “no la retes es chiquita”. Lo peor es que después me pongo a leer palabras de madres que “los dejo hacer lo que quieran que sean libres” y me siento terrible, el Grinch un poroto… pero acaso ¿qué es lo que tengo que hacer? A mi no me va el discurso de “no porque es chiquito” hoy, al año, a los dos, a los tres, a los cuatro y cuando quisiste acordar es una persona terriblemente incontrolable que no te deja hablar tranquila porque grita, o no podes estar sentada en un lado porque se te escapa.
A veces me dan ganas de llorar. No me gustan las mañas que le dan los abuelos, no me gusta que ella se de cuenta de eso y lo aproveche.
Los abuelos son todo un tema. TODO UN TEMA!

CUATRO OJOS

100_3272

El domingo fuimos a una plaza que solemos ir a tomar mate con S. y mis viejos. Siempre que voy me gusta observar el comportamiento de las personas, y sobre todo, desde que soy madre el comportamiento de los padres con sus hijos.
No puedo creer como es que hay gente que va con sus hijos a la plaza, se sientan, se ponen a tomar mate o a charlar y los niños bien gracias. Corren, se van lejos, se mezclan entre las multitudes de niños y nada. Los padres siguen ahí tranquilos sin mirarlos. Me da tanta bronca. Puede venir cualquiera y llevárselos que nadie se daría cuenta. Y, ni hablar de que, esta plaza a la que vamos pasa el río.
Hablando de río. Resulta que pasa una pareja con una nena caminando. Nos preguntamos cuanto tiempo tendría, cuanto hace que camina, en fin. Cuando vuelven a pasar mi madre para a la pareja y les preguntas, re buena onda los dos, se ponen a hablar con nosotros… ninguno de los dos miraba a la niña que se iba caminando, y nosotros estábamos RE cerca del río. Yo no podía dejar de mirar a la nena, estaba horrorizada con la situación. Así que les corte la conversación como para que se vayan. Dios!
Se que no soy la mamá perfecta, que seguramente no este en todo, peeeero… imaginen que si no salgo sola con S. por miedo a que pase algo, menos voy a sentarme en una plaza a tomar mate super relajada cuando ella camine y que se vaya y haga la suya.
Como dicen por ahí “es un segundo”.
Lo que me reventó fue, que en un momento S. estaba media inquieta por lo que me fui a caminar con ella, pasamos por donde había un nene chiquito, tendría casi dos años. Cuando S. lo ve comienza a los gritos y a las sonrisas por lo que paramos. El niños la llama a la madre intentando traerla donde estábamos nosotras ya que aparentemente no se animaba a venir solo. La madre se para y cuando ve las intenciones del niños le dice “para para ahí vamos, no queres esta pelotita? mira la pelotita!” el nene ni bola a la pelota, ella nos miraba a nosotras como si fueramos cualquier cosa, cara de culo terrible. Y el nene “mamá mamá” mirandola a S. Y ella dale con la pelotita así que decidí seguir camino. Cuando vuelvo donde estaban mis viejos le cuento esto a mi madre, indignada porque me pareció una actitud muy fea por parte de la madre. En cierto modo se puede entender, pero para. Soy una mujer con una beba, la beba no podía más de la felicidad de ver al nene, no es para tanto. Encima, mi vida, ella le gritaba como llamándolo. Bueno, mi madre me pregunta quien es. Se la señalo y ¿que veo? el nene que sale corriendo jugando, cerca del río y la mina como si nada. ¡cualquiera! Era más peligroso que el nene se acerque a nosotras que ella deje correr a su hijo cerca del río sin mirarlo. Incoherencia total.
Igual esta bueno observar todo, para aprender lo que no quiero ser como madre.

DIBUJITOS

header

Hace unos días, hablábamos con unos amigos (no padres) lo hipnotizante que son para los pequeños los dibujitos. Uno de ellos dijo que los padres deberían hacerle un monumento a los Backyardigans, Barnie y demás, por entretener por horas a los niños (obviamente no literal).
La verdad de la milanesa es que, siempre estuve en contra que los chicos pasen horas frente al televisor, computadora o lo que sea que los convierta en zombie. Y, a pesar de esto, ahora que tengo una hija debo confesar que, cuando la cosa se pone MUY difícil le chanto los Backyardigans o Pocoyó y chau picho.
Entonces ¿donde quedo mi palabra? Negocio conmigo misma, se lo pongo un rato y después a ingeniarme como seguimos.
Una vez que tenes hijos te das cuenta que aquellas cosas que uno dijo “yo no” es “yo si”. Pero con estas cosas (dibujitos) esta bien llegar a ser flexible, en cambio, con otras cosas no. Pero esas otras cosas las dejaré para otro momento porque se viene una rosca enorme.

DENTICIÓN

45599014947486706_Miun1SCq_c

Una de las peores etapas por las que pude transitar desde mi reciente maternidad, es la dentición.
Desde que te dicen que el dolor que sienten los bebes es el mismo dolor que sentimos nosotros cuando nos duele la muela una no puede quedarse tranquila y no puede hacer otra cosa que sufrir con el bebe.
Los primeros dos dientes que le salieron no fueron tan catastróficos y dolorosos como los de arriba. Se la re banco S. Y eso que con los primeros meses no necesito mordillo, pero más que nada porque no entendía muy bien como debía usarlo. El pediatra me dijo “si llegas a lograr que tu bebe use el mordillo como mordillo sos una genia, tenía razón.
En cambio, los dos dientes de arriba fueron lo peor del planeta. Cuando le agarra el dolor no se lo calmo con nada, excepto (me he dado cuenta) con la teta. Ella toma la teta y se calma. Es verdad que toma con más ganas, para no decir, más fuerza.
Los primeros meses, a pesar de que hable con Doc no me dejaba ponerle nada en las encías para calmarla, situación que me enojaba un poco. Hasta que hable con mi dentista y me dijo que en verdad es un engaña pichanga (textual) porque tiene un efecto de corta duración. Recién ahora, el Doc, me dijo que bueno que lo podía usar pero aclarándome lo mismo que la dentista, y se lo compré. Y si, es corta duración pero al menos algo es algo (carísimo el pomito de escasos 10 gr).
Otra cosa que me resulto efectivo fue el chupete que, nunca, agarro. Como es de goma y yo se lo dejo en la heladera lo muerde y eso la calma.
Igual es horrible, odio la dentición. Es increíble la manera que tenemos que padecerla, pensar como.
Madres con hijos sin dientes, agárrense porque les espera algo muy feo. Lamentablemente no queda otro adjetivo para describirlo.

SE PUEDE

No se cuantas veces escribí y borré una a una las palabras que fui escribiendo. Estoy intentando escribir sobre lo que es para mi ser una madre soltera y no es que no me sale, sino que me cuesta hablar de mi vida privada. No tengo la obligación de hacerlo, por supuesto pero siento que necesito hacerlo porque creo que así como yo alguna vez durante los nueve meses trate de encontrar testimonios de aliento, algo que me diga que no es fácil pero que se puede, quisiera poder ayudar a alguien que este pasando por mi situación.
Me van a tener que perdonar porque no puedo, no se como hacer para llegar a las palbras correctas sin revolver tanto todo lo que paso hace un tiempo y como sigue todo ahora. aunque el ahora es un poco más fácil ya que no se puede extrañar momentos que nunca pasaron y como yo desde el primer momento estoy sola, no se lo que es compartir un hijo con la otra persona no puedo extrañar aquello que nunca tuve y, por ende, es más fácil.
Son las 6 y 20 de la mañana, este fin de semana no fue fácil para mi, pasaron cosas que hicieron que esos días se remuevan, que me hicieron pensar en como va a ser el futuro cuando las preguntas de parte de mi hija comiencen a fluir, que le voy a decir, que es lo que le pueden llegar a decir.
A veces pienso que lo duro no es lo que esta pasando ahora, lo que paso desde el comienzo sino lo que va a pasar cuando los años pasen, ojalá yo podría absorber por ella el dolor de la situación.
Si en este momento vos estas pasando por mi situación lo único que te puedo decir es que es duro pero se puede. Cuesta pero se puede. Hay de todo en el camino pero se puede, es solo cuestión de fuerza.
Saben para que la vida nos dio dos ovarios? Para salir adelante y luchar a capa y espada por lo que uno cree que es justo.
SE PUEDE.

ANSIEDAD MODO ON

Cuando estaba embarazada me pasaba que iba al consultorio del obstetra que quedaba pasando el del pediatra y veía a todas esas madres con sus bellos bebes y pensaba “quiero estar como ellas, ya me aburrí de estar embarazada” y ahora que me toca estar adelante en el consultorio del pediatra y veo todas las embarazadas que pasan para el consultorio del obstetra pienso “que lindo cuando tenía la panza como estas chicas, como descansaba, como me mimaba todo el mundo, ahora solo soy un par de tetas (nunca mejor dicha la frase “solo soy un par de tetas”) o la dama de compañía de S”.
Esperando veo que cae un matrimonio con mellizos, verlos me dio miedo pensar en tener dos S. para cuidar. Estoy llegando a la cuenta que mientras más crece pareciera que más hijos tuve, porque con el carácter y el comportamiento que esta adoptando parece que fuera diez en una sola niña. Y la verdad es que no se muy bien como hacer para tranquilizarla un poco, porque todos me dicen “es bebé no la podes retar, todavía no entiende” entonces yo me pongo en su lugar. Una personita que no sabe caminar para desplazarse con total libertad por donde quiere cuando lo desea, no sabe hablar para pedirme lo que necesita… y yo en su lugar también sería bastante nerviosa. Aunque obviamente cuanto más pasa el tiempo más nos estamos entendiendo.
Pero bueno nada, a lo que iba es que, si vos sos de las que todavía lleva a su hijo en el vientre no desesperéis. Tranquilidad, disfruta de lo último que te queda de vida como venías conociéndola sin tener que estar atrás de un pequeño TODO el día. Preparate para jugar ilimitadamente, para tenerlo en brazos ilimitadamente, porque por más que me digan el temita de brazos y demás la realidad es que cuando encontras la manera de que se queden tranquilos, por, aunque sea un ratito, no importa que es lo que tengas que hacer, tranzas al toque, porque llega un momento que estas tan pero tan cansada que cualquier cosa viene bien por descansar un rato, así sea teniendo al bebe en brazos todo el día.
Que raro, a veces me acuerdo de los días que me sentaba en mi casa, sola con semejante panza y trataba de imaginar como sería la vida con bebe presente, les puedo asegurar que jamás me imaginé que iba a ser así, tan adrenalinica momento a momento, tan a las corridas, porque hoy pare un segundo y me pareció que ayer fue que nació y la internación y llegar y y y, y ahora ya tiene casi nueve meses. Increíble.
Como dijo un amigo hace poco “ser padres es hermoso pero difícil”. Oh si lo es.