CAMINO AL DESTETE

Nunca me gustó el tema de la lactancia. Toda mi vida estuve en contra de que alguien se alimentara de mi cuerpo. Todos los que me escuchaban me trataban de monstruo, hasta que un día me cruce con una mujer que estaba de acuerdo conmigo y me sentí mejor, y ni hablar cuando comencé a cruzarme con las madres blogueras, me sentí acompañada (?).
Siempre pensé que no lo haría, y, de hacerlo lo haría los seis meses “reglamentarios” y de última dos más, o sea, ocho. Bueno, van diez y quiero terminar ya.
Igual, confieso que ahora que estoy preparando el este destete me agarra la melancolía. Finalmente pude hacer las paces con la lactancia. Me gusta el contacto que hay con S. la manera que nos miramos, ver esas sonrisa que hace cuando toma la teta y yo le hablo.
Otra es, la comodidad de salir a todos lados sin nada a cuestas, sin pensar en preparar y lavar mamaderas, pero bueno. Y ni hablar que es el sedante a la hora de dormir.
Espero tener suerte, después les cuento.

Anuncios

MADREPADRE

Ser madrepadre es saber que no estas sola pero la pieza que te falta es tan enorme y fundamental que se siente demasiado. Ser madrepadre es crear una fueza gigante que alimentas día a día porque es una de tus únicas herramientas para seguir. Ser madrepadre es mirar por primera vez a tu hija a los ojos y darte cuenta que es lo mejor que pudiste hacer, es decidir ser madrepadre. Ser madrepadre es desear que nunca te pase nada porque en vínculo gestor sos todo. Ser madrepadre es mirar a la tristeza y el vacío a los ojos por momentos. Ser madrepadre es preguntarte como le vas a explicar a tu hija el día de mañana como fueron las cosas de la manera menos dolorosa posible. Ser madrepadre es soportar que la familia de la otra parte te pida que lo entiendas. Ser madrepadre es saber que no esta quien realmente debería cuidarte un ratito a tu hija para que vos puedas, al menos, dar una vuelta al perro. Ser madrepadre muchas veces es castigarte y reprocharte muchas cosas vos misma. Ser madrepadre es ocuparte de todo pero con todo el amor del universo.
Porque ser madrepadre es despertarte y encontrar una sonrisa que es solo para vos, y es el día de mañana recordar el nacimiento sabiendo que a esa personita la conoces desde el minuto cero. Y ser madrepadre también es evitar discusiones. Y es tener un cagaso tremendo pero también es tener una felicidad enorme por ver que es lo que fuiste capaz de lograr sola.
Ser madrepadre es difícil pero no imposible.

TIEMPO

197102921163744658_8Pl3vKmL_c

La última vez que salí, cuando todavía estaba embarazada fue en noviembre del ante año pasado. La primera vez que salí post-maternidad fue en noviembre del año pasado, le siguió una salida a dos cuadras de mi casa y una cena con amigos. O sea, desde que soy madre, tuve tres salidas no madre en nueve meses.
De ir a visitar a alguien ni hablar, porque tengo un problema que es, tengo terror de salir sola a la calle con S. Siempre lo tuve, de hecho tengo un sobrino con el cual compartimos un montón de salidas que comenzamos a hacer cuando él era un poco más grande, antes no. Antes no salí jamás sola con un bebe por la calle.
Estamos todo el día juntas, todo el día. No esta mal, ella es mi hija, es lo que debo hacer. El problema es que se esta criando super dependiente de mi y eso me parece mal, yo que siempre mantuve el discurso de la libertad. Estan comenzando ese tipo de situaciones en los que no me puedo ir porque se larga a llorar y cuando vuelvo es la bebe más feliz del mundo. Y cuando habla de que se larga a llorar cuando me voy es, cuando me voy al baño por ejemplo, o a sacar la basura, o lo que sea que haga sin que me vea.
A veces me da la impresión que esta cansada de verme a mi y nada más que a mi, me da la impresión porque cuando hay otra persona siempre esta tranquila, en cambio, conmigo llorisquea. Pero calculo que debe ser el tiempo. No se.
Estas son las cosas que uno no puede premeditar cuando habla a boca de tarro, o como sea que se escriba.
Y esto es lo que me hace que a la noche me quede despierta haciendo tal vez nada. Disfrutar de no hacer nada. Aunque tampoco las noches son eternas.
Esta es una de las desventajas de ser madre soltera. Y después los libros de maternidad te dicen que al menos un rato una vez por día tenes que salir a dar una vuelta a la manzana sola para despejarte un momento.

ANSIEDAD MODO ON

Cuando estaba embarazada me pasaba que iba al consultorio del obstetra que quedaba pasando el del pediatra y veía a todas esas madres con sus bellos bebes y pensaba “quiero estar como ellas, ya me aburrí de estar embarazada” y ahora que me toca estar adelante en el consultorio del pediatra y veo todas las embarazadas que pasan para el consultorio del obstetra pienso “que lindo cuando tenía la panza como estas chicas, como descansaba, como me mimaba todo el mundo, ahora solo soy un par de tetas (nunca mejor dicha la frase “solo soy un par de tetas”) o la dama de compañía de S”.
Esperando veo que cae un matrimonio con mellizos, verlos me dio miedo pensar en tener dos S. para cuidar. Estoy llegando a la cuenta que mientras más crece pareciera que más hijos tuve, porque con el carácter y el comportamiento que esta adoptando parece que fuera diez en una sola niña. Y la verdad es que no se muy bien como hacer para tranquilizarla un poco, porque todos me dicen “es bebé no la podes retar, todavía no entiende” entonces yo me pongo en su lugar. Una personita que no sabe caminar para desplazarse con total libertad por donde quiere cuando lo desea, no sabe hablar para pedirme lo que necesita… y yo en su lugar también sería bastante nerviosa. Aunque obviamente cuanto más pasa el tiempo más nos estamos entendiendo.
Pero bueno nada, a lo que iba es que, si vos sos de las que todavía lleva a su hijo en el vientre no desesperéis. Tranquilidad, disfruta de lo último que te queda de vida como venías conociéndola sin tener que estar atrás de un pequeño TODO el día. Preparate para jugar ilimitadamente, para tenerlo en brazos ilimitadamente, porque por más que me digan el temita de brazos y demás la realidad es que cuando encontras la manera de que se queden tranquilos, por, aunque sea un ratito, no importa que es lo que tengas que hacer, tranzas al toque, porque llega un momento que estas tan pero tan cansada que cualquier cosa viene bien por descansar un rato, así sea teniendo al bebe en brazos todo el día.
Que raro, a veces me acuerdo de los días que me sentaba en mi casa, sola con semejante panza y trataba de imaginar como sería la vida con bebe presente, les puedo asegurar que jamás me imaginé que iba a ser así, tan adrenalinica momento a momento, tan a las corridas, porque hoy pare un segundo y me pareció que ayer fue que nació y la internación y llegar y y y, y ahora ya tiene casi nueve meses. Increíble.
Como dijo un amigo hace poco “ser padres es hermoso pero difícil”. Oh si lo es.

YA AHORA DE INMEDIATO

Cuando estaba embarazada todos decían “que nazca ya”. Cuando nació comenzaron los comentarios “que se quede despierta, que haga algo”, paso el tiempo y “mira cuando camine/hable/coma/juegue con el primo, vaya al jardin, a la escuela, etc”. Si es por la gente mi hija ya esta graduada es universitaria/deportista/artista/actriz/cantante, etc.
De mi parte solo trato de disfrutar, de hacer toda la memoria visual y auditiva que pueda para recordarla en un futuro más allá de las fotos. Para cuando la vea haciendo todo lo que la gente quiera que haga yo me acuerde de hoy, de lo gorda que es en este momento, de los gestos, de la caras, de las mañas, de los berrinches, de su risa, de su voz.
No entiendo mucho el afán de las personas porque todo pase ya.
Cuando estaba embarazada y escuchaba comentarios de “quiero que nazca ya” yo respondía que no, que se tome su tiempo, que crezca como tenía que ser y yo mientras, me tomaba el tiempo para despedirme de esa persona que no iba a volver a ver jamás, mi yo no mamá. Entonces me permití ver toda las películas que quise, escuche todas las canciones que deseaba, escribí mucho, caminé, visite gente sin apuro, hice todo y me despedí felizmente para pasar a ser lo que soy hoy. La mamá de S. que sale de casa y hace todo rápido para volver, que sabe que si tengo una cena con amigas los horarios no se pueden extender, que me siento delante de la computadora tratando de hacer todo velozmente para no tener que cargar a ella en brazos y ponerme a escribir un post con una sola mano, por ejemplo.
Y ahora que ella es bebe disfruto porque se que esta etapa de la vida se va y no vuelve, ninguna vuelve, obviamente, pero grandes van a ser por mucho tiempo, que se yo. Yo cumplí 15 y desde ese entonces me fui convirtiendo (y lo sigo haciendo) en una adulta y la adultez me va a durar pero el ser bebe es cuestión de meses y ya esta.
Por eso, si vos sos de los ansiosos que quieren que los bebes nazcan ya, crezcan ya, hagan todo ya. Tomate el tiempo, deja que todos se tomen el tiempo, para disfrutar, para que el día de mañana puedas recordar más allá de cualquier imágen de video o fotográfica.

LA CRISIS DE LOS 8 MESES

Hace un tiempo que el pediatra me dijo que comience con el tema de mantita o alfombrita en el piso para jugar con S. de igual a igual. Para que ella sepa y sienta que somos pares.

Hace unos meses, cuando la pequeña era todavía más pequeña una amiga me comentó acerca de la crisis de los 8 meses y pensé “en una de esas no le pasa”. La crisis consistía básicamente en que ella se iba a dar cuenta en ese tiempo que es una persona totalmente independiente de mi y no que las dos somos la misma como ella se supone que cree. Una especie de siamesa madre e hija.

Comienzo a creer totalmente en esa crisis. La chaboncita ha llegado a los ocho meses y hace un tiempo que no hace otra cosa que querer estar conmigo TODO el tiempo. Antes ella no entendía que mamá tiene necesidades. Necesita alimentarse, bañarse, ir a hacer sus cosas. Ahora es peor. Antes por lo menos esperaba que llegue alguien y la tenga un ratito y ahí si, pero ahora no. Llora, grita y solo se calma cuando llego.

Hace 50° de calor y la tipa quiere mis brazos, estar encima mío, no importa que el sudor nos corra por el cuerpo, ella quiere estar conmigo y nada más. Si la pongo en la mantita tengo que estar ahí pegadita con ella porque sino comienza el drama.

Finalmente es tanto el apego que cuando tengo que ir hasta un lugar (que eso ocurre cada muerte de obispo), o se duerme, soy yo la que la extraña y necesita sentir ese peso, ese dolor de espalda que se siente cuando la tenes por MUCHO tiempo.

Así que si, por lo menos de mi parte puedo decir que lo de los ocho meses es posta. Pero esta de más decir que si esto es una ayuda a su crecimiento, a su libertad, bienvenido sea.