AU REVOIR 2013

234

Este año no fue el mejor, porque quizás el mejor año fue el año pasado cuando me convertí en madre de cuerpo y alma. Y mi amor se redujo a centimetros que fueron creciendo y creciendo. A miradas, a sonrisas, a nervios, a stress, pero todo amor al fin. Porque ¿Quién dijo que en el amor todo es color de rosa?

Pero este 2013 tuvo una particularidad inmensa. Este año conocí amigas, si, amigas esa es la palabra. ¿Pero la amistad no es algo que se transforma con los años? ¿Pero la amistad no son personas que se cuentan con los dedos de una mano?

¿Llamarías amistad a alguien que te brinda todo su espíritu? ¿Llamarías amistad a alguien que no te deja caer ni aún al borde de las profundidades? ¿Llamarías amistad a alguien que te llena el día de compañía? Si, claro que si. Bueno, ellas lo hacen y por eso son mis amigas.

Hace unos años, mirando un programa que ya no existe, se llama Blogosfera TV. Obviamente era un programa dedicado a blogueros, en cada transmisión daban a conocer diferentes personas que las unía esta nueva vida 2.0. Y se encontraron a través de sus escrituras y ahora eran amigas que se juntaban a tomar el té, a charlar, a disfrutar la vida real. Lo miraba y pensaba “que lindo”. Yo siempre tuve blogs y jamás me había pasado hasta que un día fueron cayendo de a una y ahora entre todas somos una gran familia.

El día que la conocí a la Alemandi le contaba esto, eso que jamás me había sucedido y me dijo “lo que pasa que nosotras somos como una tribu”, me fui de su casa pensando en cuanta razón tenía.

Y llegó mi tribu a la que le dedique varios post este año pero se merecen este último.

Hace un tiempo pase por un episodio horrible y no se que hubiese sido de mi sin ellas, y tengo una frase que no se me va a borrar jamás ni de mi mente ni de mi corazón. El momento en que Car me dijo “vos sostenela a S. que nosotras te sostenemos a vos”, las fuerzas que me dieron esas palabras me engrandece el coraje cuando estoy a punto de caer.

Gracias a todas, y por sobre todo (y no se me pongan celosas) Gracias a vos Alemandi, por todo lo que me enseñaste desde que te conocí, por tu dulzura, tu sinceridad y tu amor.

Como diría Meli… las quiero boludas mías!

A todos y a todas… FELIZ AÑO NUEVO!

Hasta el año que viene!

MI TRIBU

Whisky0086

Hace un año arrancaba este blog y jamás imaginé a lo que me llevaría.
No lo abrí con ganas de hacer catársis aunque me sirvió, ni con la idea de convertirlo en un diario íntimo de maternidad aunque alguna que otra vez conté mi día a día, y si quizás lo abrí para que desde mi corta experiencia alguien pudiera tomar algo que le sirviera para poder aplicarlo o no. Para eso si lo abrí.
Ahora, no me imaginé que entrar a este mundo me llenaría de momentos lindos y de personas hermosas.
Muchas veces me pasa de ponerme a pensar por un instante y repasar todo lo acontecido y pienso “cuanta razón en eso de que la vida te da sorpresas”. Y me recuerdo a mi, con mi amiga sentadas en una plaza de Campana, post evatest y yo tratando de imaginar lo que se venía, tratando de hacer futurología para soñar como serían mis días desde ese día en más ¿y saben qué? No es ni un cuarto de lo que me imaginé.
Porque todas esas cosas que pensaba acerca de la maternidad las derrumbé y todo aquello que decía que no iba a hacer o iba a hacer no fue y fue. Porque la maternidad es realmente algo que no podes saberlo hasta que te toca, hasta que ves el positivo, hasta que parís ese bebe, hasta que realmente tu mundo comienza a cambiar.
Y adoro y soy muy feliz de no atravesar esto sola. Soy feliz de que esta nueva etapa me haya puesto en el camino a mi tribu querida. Esa que me aguante, que me mima, que me quiere.
Hace un tiempo, cuando viví todo el tema del papá de mi hija antes que todo lo primero que hice fue buscarlas a ellas… a ese grupo de madraza que supe conocer para que me abracen a la distancia.
Siempre renegué de “las mamis”. Siempre solo quise a las que estaban a mi alrededor a las demás no quería que se me acerquen, no quería que me hablen de sus hijos. Pero estas madres, estas futuras madres, estas recientes madres son especiales, son guerreras, son luchadoras, son justicieras, son sensibles, son perseverantes, son fuertes, son admirables, son valientes, son hermosas. Son mi tribu y yo las quiero hasta el infinito!