ESAS COSAS QUE SIEMPRE DIJE QUE NO PERO HOY SI

hi 5

Cuando no sos madre podes decir MUCHAS cosas que, una vez que bebe nace, son imposibles no hacer.

Hoy me veo y no me reconozco, hace unos días vino mi prima a mi casa y hablando de este tema la charla terminó con la típica frase, “viste, vos que decías que nunca”. Hay cosas que las sigo manteniendo a rajatablas como “no a Panam”, todas las demás ya colapsaron.

DIJE NO PERO SI…

♥ Nunca voy a hacer que mi hij@ mire Hi 5.

♥ Mi hijo se va a ir a dormir temprano.

♥ No voy a permitir berrinches.

♥ No voy a comer sus sobras.

♥ No voy a dejar que me rompa nada.

♥ No me voy a tomar año sabático en el estudio cuando nazca.

♥ No voy a dejarle mirar mucha tele.

♥ No voy a adaptarme a mi hij@, mi hij@ se va a tener que adaptar a mi.

♥ No voy a colechar.

♥ No me voy a enojar porque mis viejos l@ malcrien. (JAAAAAAAAAAA!!!)

Qué ilusa que es una cuando no es madre.

SINCERIDAD

tumblr_mn37ynuwWj1r616oeo1_500

Emmm no, la maternidad no es como te la pintan. Nada es como te lo pintan. Los nueve meses, el nacimiento, el crecimiento, el durante. Nada.

¿Esperabas que el mundo se detenga por tener la panza más grande que un mapamundi? Pues no. Y te vas a cruzar con gente a la que no le importa nada de nada de nada tus prioridades. Que no se crearon para romperle las pelotas al que no está igual que vos, sino que fueron puestas porque una mujer cargando un ser humano en su interior así las necesita.

Hace unos días estaba en un super, había ido a comprar pañales. Cuando me toca (estaba en la caja de prioridades) la cajera me pregunta ¿Estás embarazada? Yo la miré con cara de “¿tan gorda estoy? gracias, me re alegraste el día”, le contesto que no, entonces me pide permiso para que deje pasar a una chica que atrás mío estaba con un bebé a la cual yo no había registrado ni un poco. De hecho ese día le pedí a un amigo para que me acompañe para no tener que comerme la cola sola, o sea, nada charlando con alguien no te das cuenta. Le dije que si, por supuesto. La chica tenía tres o cuatro cosas, no mucho. Cuando termina una mina le dice a la cajera “me dejas pasar esto?”, era una remera creo, le pregunta si estaba embarazada, le dice que no por lo que la cajera entonces le dice que debe esperar su turno, ofendida le dijo “bueno, entonces la próxima vez te miento, te digo que estoy embarazada y me dejas pasar” y se fue así sin más. Primero, una reverenda pelotuda porque eso quiere decir que le molesto que dejen pasar a la chica con el bebe, que si tenía un mes era mucho y después estaba pasando sobre mí… de última pedime permiso a mi, no a la cajera. Aggghrrr!

En fin, a esa persona no le importó la mamá con el bebito. Hay mucha gente que no le importa ver una mamá arriba del colectivo con los pies que no te dan más con la retención de líquidos, con el cuerpo que te pesa, con que ya no podes ni caminar dos pasos porque te agitas. A la gran mayoría del mundo no le importa.

Por eso no hay nada mejor que darse cuenta de esas cosas.

Yo también lo pase, y por eso hoy te lo cuento.

NENA DE ANTES

Mi-Pobre-Angelito-Chris-Columbus

Cuando yo era chica (últimamente hablo mucho de lo que pensaba antes porque ahora son cosas que no puedo creer) tenía ideas inequívocas acerca de la maternidad. Tanto que hoy vienen a mi mente y pienso “como pude ser tan ilusa”.

Es que si señoras y señores, cuando somos pequeños el mundo de la familia y la maternidad nos la pintan de una manera tan extremadamente maravillosa que pensamos que vamos a poder hacer todo aquello que pensamos y más. Y ni hablar de como nos muestran las relaciones humanas. Tema para otro post.

Veíamos películas y todas nos pintaban padres superhéroes, madres que lo hacíann todo y que estaban siempre felices. ¿Por qué? ¿Por qué no nos mostraron aunque sea un poco de como hoy serían las cosas?

Y hablando de esto se me vienen a la mente los nuevos dibujitos, y me doy cuenta que ahora se fueron al extremo de la crueldad. Siéntense aunque sea cinco minutos a ver de que trata Los padrinos mágicos, por ejemplo, y sabrán de que les estoy hablando. Hablamos de un nene que le pide a sus padrinos mágicos que lo ayuden a que sus padres le presten un poco de atención. El extremo de lo que nos hacían creer.

¿Y nuestros bebotes? Gracias que abrían y cerraban los ojos. Los bebotes de ahora respiran, caminan, lloran, tienen fiebre… TIENEN FIEBRE!!! Curso acelerado de maternidad para ñiñitas que creen (como alguna vez pensamos nosotras) que eso era un juego divertido.

Después nos asombramos cuando vemos cuan adelantados están los pequeños ahora con respecto de nosotros. Pero deténganse un segundo a mirar a su alrededor, a ver sus nuevos juegos, sus nuevas películas.

La verdad que la única película que nos mostró la verdad fue Mi pobre angelito. Diciembre, una madre tan quemada que en la uno se olvida a su hijo en la casa y en la segunda no se da cuenta que no sube al avión y el pibito termina solo en Nueva York. Ésas eran películas reales y nosotros pensamos que nos estaban jodiendo.

En fin, como cambiaron las épocas mon Dieu!

 

NO AL CHUPETE

Tuve un fin de semana bastante pesado pero también de revelaciones.

Hace dos semanas se le rompió el chupete a S., el que tenía desde bebe, el que uso recién a los diez meses cuando dejó la teta. Era de noche pero horario en que las farmacias estaban abiertas. Fue un domingo pero no hubo problema.

El sábado mi vieja le mira el chupete y me lo muestra. Tenía un corte por debajo por lo que dije “no lo usa más” pero esta vez si era tarde, eran casi las once de la noche. Se fijan mis viejos las farmacias de turno y salen, yo obviamente debido al frío me quedé con ella en casa. Llegaron un rato más tarde con uno “parecido”, de otra marca, “es igual me dijo el chico de la farmacia”, a simple vista no era igual. Era más chico, era más duro. Lo único que tenía de igual es que era de silicona transparente, lo demás te lo regalo. Por supuesto S. lo escupió ni bien terminó de meterselo en la boca y ahí comenzó la pesadilla.

Como no paraba de llorar mis viejos volvieron a salir. A todo esto ya era re tarde. Anduvieron por todos lados, volvieron cerca de las dos de la mañana y nada “esta en falta”. Tienen de todos los tamaños y colores pero menos el que usa S. Jamás en mi vida la había visto así. Fue horrible, no podía calmarla con nada. Por momentos tuve miedo que se desmayara de los nervios. Jamás necesite tanto ayuda de alguien como en ese momento. Les juro que estaba desesperada. Hice de todo y no hubo caso. Hasta que se sentó en la cama llorando con un sentimiento que le salía del alma y de a poquito se fue durmiendo solita. 

En ese momento recordé a todas las que intentan sin éxito darle el chupete a sus hijos (yo fui una de ellas al nacer mi hija), ahora que lo veo es lo peor que pude haber hecho. 

Esta noche seguimos sin chupete. Lloró un poco, por eso y calculo por la tos repentina que le agarró cerca de las once de la noche. Pero se durmió.

Misión chau chupete viene en camino. Vamos a ver como me sale.

PAPÁ NOEL, SANTA CLAUS, COMO SEA

papa-noel

He decidido hace ya un tiempo que no dejaré que a S. se le mienta con el temita del señor Noel. No me parece, no me gusta, no creo que será algo que la traumara de por vida si no cree. Si, me parece cruel la manera en que se le miente a los niños de pequeños cuando en realidad nosotros le explicamos y enseñamos una y otra vez que no hay que mentir. La verdad es que a los niños cuando llega el momento de decirle la verdad se les parte el corazón, y me pregunto ¿no es peor?

Obviamente en mi círculo de amigos y familiares están todos ofendidos con tal iniciativa, a mi me tildan de cruel, de mala, de como le voy a romper la ilusión. A ver señores, si la pequeña desde un primer momento no cree en Papá Noel no tiene ninguna ilusión para romper,es así de simple.
Los abuelos insistieron en que, aunque sea este año, quieren tener la foto de la nieta con Papá Noel. Ok, acepté. Total ahora ella no entiende y no quiero, en este caso, romperle la ilusión a ellos. Pero este año y ya porque después sabrá que es un personaje inventado con el único motivo de hacernos gastar plata a rolete para que traiga los regalos el 25 a las doce.
Estaba en la fila, esperando por la bendita foto, había una nena adelante mío, estaba con la madre, ve un papel en el piso, lo levanta, la madre le dice “las cosas del piso no se levantan”, entonces pensé. Los padres son increíbles, le enseñan a los niños que las cosas no se levantan pero para cada cumpleaños le ponen la piñata cual gracia es reventarla para juntar del piso golosinas y sorpresas (la piñata merece un post aparte porque tengo todo un rollo con la misma) y con Papá Noel le hacen comer todo el verso que existe pero lo ponen en penitencia si mienten. El mundo del revés.
Mi experiencia personal fue que, si creí, me ilusioné y medida que pasaban los años se me plantó una duda que tuve que eliminar ¿qué hacía mi mamá adentro de mi casa mientras todos estábamos afuera mirando los juegos artificiales? Entonces una navidad me escondí para verla y ahí vi como ponía todos y cada uno de los regalos en el arbolito y ahí se termino todo. Obviamente me calle, me hice la boluda porque una vez que se enteran que sabes los regalos comienzan a ser cada vez más pedorros, hasta, casi dejar de existir.
Antes de que pregunten sobre el peligro que mi hija sepa la verdad y sus primitos y amigos no diré. Le explicaré a la pequeña que no tiene que decírselo a nadie porque habrá quienes crean y no esta bueno. A lo que agregaré más ternura y emoción para que sepa que puede joder a alguien si se lo comunica.
Ojo, también veo que es la excusa perfecta para mantener a nuestros chiqiuitos tranquilitos eso de “postate bien porque Papá Noel te esta mirando y no te va a traer nada” pero para que me sirva solo en diciembre y los demás días del año me joda sigo prefiriendo la verdad ante todo.
En fin, me gustaría saber que piensan ustedes.

MAS QUE O KM, UNA CHATARRA

Todavía cuando la maternidad estaba en estado de embarazo mis viejos comenzaron a ver cochecitos, fue el regalo que decidieron hacer a su nieta. Lo vieron, me pidieron que vaya a verlo, fui recién cuando tuvimos que comprarlo.
Llegamos, me mostraron el que ellos habían elegido. Cochecito con tres ruedas, las tres tipo de bicicletas, liviano, hermoso. Lo llevo.
Al otro día empiezo a mirarlo en detalle, le digo a mi madre “parece usado mira, las ruedas estan gastadas, la lona no esta del todo limpia”, pero me quede con “debe haber venido así de fábrica.
Resumen: se le salió la rueda con S. durmiendo, no se cayó porque las madres sacamos los reflejos ante una posible caída. Fui hasta el lugar, no me lo quisieron cambiar “porque solo te lo puedo cambiar si se rompe dentro de los tres días de la compra” (cosa que jamás avisó). Se lo dio al empleado para que “lo arregle”. Lo traje a casa, la rueda se seguía saliendo, la de adelante se rajó (y claro, si estaba toda gastada). Tuve que pagar el arreglo, las ruedas de atrás se pusieron peor, hoy lo lleve a arreglar, tengo que volver a pagar. Comprobé que el cochecito era usado porque antes de llevarlo descubrí un ticket de una compra de Danonino realizada el 15/4 (S. nació el 17/4) además de migas de galletitas. El dueño me dijo “un nene lo debe haber tirado jugando”.
Consejo: revisen bien bien bien las cosas antes de comprarla porque después fuiste.