EL DESTETE LLEGO PARA NO VOLVER

Yo me había puesto una fecha en mi cabeza una noche de enero hablando con amigos. La fecha era el 1 de marzo.
Ese día S. debía dejar la teta, o sea, no ese día pero de a poco ir sacandole tomas para llegar bien a ese día. Recomiendo el post del blog 39 semanas, a mi me ayudo mucho.
La verdad, fue más fácil de lo que pensé, dejo la teta casi sin tener que hacer esfuerzos. Por suerte no hubo llanto, ni nostalgia.
De un día para el otro ella misma comenzo a tomar menos, hasta que paso un día entero y no tomo nada, otro más y nada y así llevamos varios días hasta que llego el 1 de Marzo con la buena nueva que el destete se había producido.
Unos días después tuve leche en los pechos, comencé a gotear un poco, intente sacarme un poco, hasta que la mire, me dio cosita y dije “bueno, si tengo ya fue la prendo”. La puse en posición y me miro como diciendo “ma, que estás haciendo?”, tenía la teta en la boca y la actitud de no saber que era lo que tenía que hacer, intento morderla, jugo un rato hasta que intento succionar y se ahogó un poquito, y luego no quiso más, me alejaba como si fuera algo totalmente feo lo que había probado. Ahí confirme que la lactancia había terminado.
El tema es que, como ya no tiene su teta para dormir ahora lo hace con el chupete. Pero bueno, algo es algo.
Etapa lactancia terminada, etapa chupete… para eso falta un tiempo.