POWER MOM

mi-mama-me-lima

Hoy tuve la reunión con la señorita de jardín de S. Nos conocimos ayer ,en verdad. Hoy me citó para saber algo más que nuestros nombres.

Mientras esperaba me puse a mirar a las otras madres. Ni un sólo padre. Todas madres. Ok. Muchos podrán pensar: “los padres están trabajando”. Igual, siempre me hace ruido. Ahí es un poco donde el sistema flaquea (dentro de lo mucho que lo hace). Los padres podrían poder pedir unas horas para poder asistir juntos a las reuniones de sus hijos y sus empleadores permitírselas. Esto viene desde siempre. Cuando yo era chica mi vieja estaba siempre al pie del cañón. Ella dejó de trabajar y mi viejo se dedicó a ser sostén. Por lo que: actos, reuniones, urgencias, siempre siempre estaba mi madre. Qué lindo sería que eso cambie.

Igualmente, no era tanto de esto de lo que quería hablar. Sino que quería escribir sobre mi y mi familia. O sea, S. y yo. Punto. Mi familia ( la mía mía) está constituída por mi hija y por mi. Fin.

Entonces, me vi sola y me pensé sola. Por un segundo, mientras esperaba, pensaba en cómo había llegado hasta ese lugar. Con una hija a punto de comenzar el jardín. Con una maestra que ayer sólo me llamó para decirme que hoy quería reunirse conmigo para tener una entrevista donde íbamos a tratar de conocernos. Ayer, corté el trabajo un ratito sólo para eso y volví. Hoy directamente me tomé esa hora libre y volví al jardín.  Tuve la suerte de elegir una manera de vida que me permitió acompañar el crecimiento de S. Casi no veo a mis amigos con los que si chateo bastante seguido por semana. ¡Qué sería de mi vida social sin internet! En muy pocas oportunidades me di la posibilidad de alguna que otra cita. Digo: “di la posibilidad” porque, al menos de mi parte, se me hace difícil pensar en una relación en este momento. Es otro rollo que en algún momento desarrollaré…o no.

So, la cuestión es que estaba parada esperando que me atendiera Nancy, la seño de S., y pensaba en todo el camino que recorrí sola desde el mismísimo instante que supe que estaba embarazada. Claro, no fue decisión personal. No dije: “voy a ser mamá soltera” sino que se dió ante la negativa de la otra parte de no hacerse cargo de absolutamente nada. Desde el primer día supe que iba a poder sola y por eso acepté el reto y le di para adelante. ¿Fue difícil? ¡Sí! ¿Sigue siendo difícil? ¡Sí! Pero viéndome hoy en la situación de no perderme nada de mi hija y seguir seguir y seguir me alegra. Un montón de veces pensé que no iba a poder más. Y me enojaba con la persona ausente. Y me sigo enojando y me voy a seguir enojando pero hoy sola haciendo una fila darme cuenta de todo lo que logré sola (hablo de trabajos, de poder seguir conociendo gente nueva y de otras cosas) y todo lo que logramos juntas con S. me pone feliz. Muy.

Es re difícil verte sola con una hija. Y no digo que no tenga a absolutamente nadie en la vida porque los tengo a mis viejos. ¡Qué sería sin ellos! Pero (como toda madre o padre en el universo entero) cuando la niña se enferma está la madre (o el padre), cuando tiene un mal día o un buen día, cuando quiere jugar o pasear. No sé de donde saqué el superpoder de poder con todo yo sola pero acá estoy y quería contarlo por si en algún lugar alguien me está leyendo y se encuentra en la misma situación sepa que se puede. Oh sí!

Anuncios

2 comentarios en “POWER MOM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s