BETTER THINGS

better-things

Probablemente, si se tratara de otra serie, no estaría acá escribiendo sobre Better things. Pero apenas transcurrido el primer minuto del piloto no dudé un segundo en que el post sobre la nueva serie de Pamela Adlon lo iba a escribir en este blog.

Pongámonos en contexto. Better things es la nueva serie escrita por Pamela Adlon y Louis CK. Protagonizada, en este caso, sólo por Pamela. Y digo, en este caso porque a esta dupla ya tuvimos el placer de verla en Lucky Louie. La sitcom creada por CK que nos muestra la vida de una familia de clase media de Estados Unidos. En aquella ocasión ambos son protagonistas junto con una pequeña cuyo personaje se llama Lucy. Años más tarde, nos volvemos a cruzar con ellos en Louie. La serie que cuenta la historia de un padre de dos niñas, divorciado. A Pamela la conoce en una de las reuniones de colegio ya que ella es la mamá de uno de los compañeros de su hija menor. A través del tiempo pudimos ver a Louie y a Pamela en rol pareja, en rol padres separados y, ahora, es el turno de ver sólo a Adlon caracterizando a una madre de tres hijas.

Better things cuenta la historia de una mamá soltera. Ella es Sam y es actriz. Tiene tres hijas (Max, Frankie y Duke) y un ex, casi ausente. En una charla ella cuenta que hace un mes que las niñas no ven a su padre. Claramente se ve su lucha en el día a día para desvivirse por sus hijas y, a la vez, tratar de encontrarse ella como mujer.

Como dije al comienzo, desde el primer minuto supe que acá iba a hablar de Better things porque una de las primeras cosas que nos muestra la serie es la mirada del otro frente a la crianza de nuestros hijos. Cuando arranca la primera escena vemos a Sam sentada en un banco usando su celular mientras su hija menor no para de llorar y una señora sentada a su lado la mira de una manera totalmente prejuiciosa. Duke llora porque la madre no quiso comprarle unos aros de seis dolares. Ante la mirada inquisidora de la mujer sentada a su lado, Sam le dice el motivo por el cual su hija llora y le retruca: “¿Quiere ir usted y comprarle los aros de seis dolares?” PAMELA ADLON SOS MI HEROÍNA. No existe madre en la Tierra que no pueda llegar a sentirse interpelada con esa escena, tan típica, tan cotidiana de nuestras vidas.

Creo que la única diferencia entre Better things y mi vida es que yo no soy actriz y no tengo tres hijas sino una. Después, todo lo que pude ver en los veintidós minutos que duró el piloto fue como estar mirando mi día a día en la pantalla. Desde el momento de “privacidad” de Sam mensajeándose con alguien hasta la escena en la que se acuesta al lado de Duke para hacerla dormir y que la hija le acaricie el pelo para adentrarse en los sueños. Todo tiene una parte de mi y déjenme decirle que me encantó.

Las historias de familia son muy lindas. Ver el día a día de las parejas. Como pelean porque “bañá vos al nene”, “no bañalo vos”. O esas escenas de “al fin solos”. Todo bien. Pero yo necesitaba algo que me muestre la vida de una madre soltera que carece de tiempo. Que para tener una cita tiene que hacer malabares. De hecho, me leo ahora mientras escribo y creo que debería poder venir acá y hablar un poco también de ese costado. Bueno, vamos de a poco.

Háganse un favor y vean Better things. Todos los jueves se van a encontrar con un nuevo episodio. Lo emite FX. Después me cuentan.

Anuncios

Un comentario en “BETTER THINGS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s