CUESTION DE PESO

6503977273_956d6bb30b_o

Toda mi vida pensé que, si en algún momento me convertía en madre me iba a costar horrores bajar los kilos de más de un embarazo. Bueno, no me equivoqué.

Sin ánimo de agrandarme, ni mucho menos, les cuento que a los quince días de parir había bajado mucho. No se cuanto pero me sentía más que satisfecha con mi peso. Hasta que un día vino un familiar, me mintió con eso de que la teta adelgaza y le di duro y parejo… total no pasaba nada… CRUEL MENTIRA.

No es que después haya engordado mucho, pero subí kilos que, hasta el día de hoy, no puedo bajar.

Pero este no es un post más de esos en los que una madre se queja de sus kilos y su nuevo cuerpo, no. Este es un post donde quiero contarles lo zen que me he vuelto.

Hace unos días pensaba en todo. Algo se puede sentir en mi post anterior. No se si resignación es la palabra si definitivamente resignación es la palabra pero me pasa que últimamente ya no le doy tanta importancia a las cosas que no me importan.

Mi hija no duerme de noche, ¿tengo que madrugar? no. Y bueno, entonces me mantengo despierta.

Como sano y no puedo adelgazar, ¿tengo algún apuro? no. Y bueno entonces de a poco llegaré a mi peso.

La gente careta me molesta ¿es imporante? ¡era! Y bueno, entonces no les des más bola. UF, block y chau picho.

No me reconozco ¿estoy haciendo yoga o practicando meditación? no. Solo me estoy tomando la vida un poco más calma.

¿Esta bien? ¡Esta perfecto!

Anuncios

Un comentario en “CUESTION DE PESO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s