EL VIENTO NOS AMONTONA

reunion

¿La maternidad y la amistad van de la mano? Me lo vengo preguntando hace varios días. La amistad va de la mano con la vida misma, de eso no hay duda, pero es verdad que cuando cruzamos el umbral de la maternidad las amistades cambian como del día a la noche.

Hace unos años comencé a tener amigas madres antes que yo lo sea, siempre traté de estar y conectarme con ellas en la medida que la experiencia podía hacerlo. Porque nunca se puede compartir algo si no lo viviste, o sea del todo, hablo del todo. Según lo que recuerdo mis relaciones siguieron siendo iguales, inclusive con un nuevo integrante en la mesa.  Pero hasta que yo no viví la maternidad no pude darme cuenta cual era esa diferencia que había entre mis amigas madres y yo.

Mi maternidad me llegó a los veintiséis años, y si bien siento que me faltaron cosas por hacer *recibirme por ejemplo* tampoco sentí que llegaba en un mal momento, si en años nos referimos. Los veintiséis son un buen momento para tener un hijo.

Ahora, entre mis amigos  que no son padre veo esa diferencia que antes yo tenía cuando todavía no era madre.

Es difícil que una amiga no madre entienda de repente que no queres salir hoy porque preferís quedarte en casa disfrutando de ese momento en que tu hija se duerme, porque a parte esta bueno estar en ese momento en que ellos se duermen acompañándolos y además estás cansada porque anduviste todo el día de acá para allá jugando, bailando, cocinando, calmando, retando, y ando ando ando y entonces deseas que llegue ese momento de la noche para descansar al fin.

A veces me siento tan desconectada con mi entorno que me desconozco. Siento que es una etapa normal por el que toda persona transcurre, ni siquiera siento que sea un sentimiento genuino pero ahí esta.

La mayoría de las veces solo quiero tomar mate y que me cuenten en que andan y reírnos un rato y nada más. No se a donde habrá quedado mi costado que le gustaba ir a un recital, ponerse linda, arreglarse, ir a un bar. Pero ahora es solo eso lo que necesito. Así de aburrido y poco interesante pero es la cruda verdad.

Pero tuve la suerte que el viento me amontono con madres 2.0 que pasaron a ser de carne y hueso y de abrazos y de fierro. Con las que hablamos de cualquier cosa menos de criaturas. Nada de cacas, o a veces si, pero tampoco tanto. Qué sería de mi sin ellas. Entonces volvamos al principio… ¿la maternidad y la amistad van de la mano? si si, claro que sí.

Hoy vino de catársis, que tengan lindo miércoles!

Anuncios

6 comentarios en “EL VIENTO NOS AMONTONA

  1. maldormida dijo:

    yo ando necesitando mi comunidad virtual, sobre todo viviendo tan lejos de casa (de Ituzaingó pasé a Inglaterra) necesito contención 2.0 🙂 recomendaciones de algún grupo en facebook o comunidad? Entré en un par pero mucho no me gustaron

    Me gusta

  2. newlymami dijo:

    Cuanta razón tienes, efectivamente una vez que eres madre tus relaciones sociales cambian, para bien o para mal pero cambian. Tu no dejas de ser la misma pero tus prioridades ahora son otras, y desde mi punto de vista creo que las amigas que no son madres no lo entienden. No entienden que no puedas salir de copas aunque se te antoje tomarte un vino. Nos debemos a unos jefes más exigentes. Que sano es poder salir y no hablar de cacas o de lo bonito que come mi niño y bla, bla, bla… la red 2.0 como ayuda o por lo menos a desahogarte y contar los cuatro pájaros que uno tiene dentro.
    Feliz día guapa!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s