HABEMUS DESASTRE

6887307114_0a779cfb70_b

S. comenzó a moverse por toda la casa, y si… me prestaron un andador y ella lo usa chocha. Si bien ya logra pararse agarrándose de una silla, por ejemplo, esto del andador, a pesar de que a mi me gustaba cero la idea de que me presten uno, me di cuenta que le esta sirviendo para mantener el equilibrio. Ya que si bien cuando camina se achancha un poco en la tela cuando para se para ¿se entiende? queda estable y eso es lo bueno (o al menos así lo veo yo) porque cuando la llevo de las manitos no logra hacerlo y se menea de un lado para el otro.
Ayer entre medio del “habemus papam” S. andaba en su andador y en menos de cinco minutos la casa ya era un desastre.
Hace una semana que lo esta usando seguido, ponele. Y la casa ya se adecuó de a poco.
Ni bien entras había un espejo de cuerpo entero que tuvimos que subir porque lo tocaba y teníamos miedo que se caiga. Mi puerta de la calle tiene una parte importante de vidrio por lo que tiene una cortina… cortina a la que ya de un tiron descosió la parte de abajo, por lo que mi madre optó por cortarla para hacerla más larga y así no la alcance y no la tire… la alcanza igual, pero bue.
No me alcanzan las sillas para bloquear los lugares a los que no quiero que se acerque para que no se golpee.
Dicen que cuando un niño se mete abajo de la mesa es porque quiere un hermanito… S. siempre empina para abajo de la mesa pero que ni lo sueñe.
Hoy me toca también poner en una parte más alta la radio que ayer adoraba tocar porque le llamaba la atención la luz que se le hace en la pantallita cuando se prende.
La agarré justo agarrando un lapicero, se quedó con un pincel en la mano cuando logré sacárselo de la mano.
Casi se le cae un adorno que mi madre tiene en la mesa lleno de caracoles, porque estaba arrimado junto con la carpeta cerca del borde de la mesa y logré correrlo rápido.
Tiene una obsesión con un mueble en el que, con mi hermano, guardamos las cosas de estudio. La parte de mi hermano es la que alcanza y adora ir tirandole de a un papel por vez.
Tengo una torre de discos, de esas de madera, otra más para cambiar de lugar antes que me arrepienta.
En el medio de la fumata blanca y entre tanta caminata le dio sueño y se quedó dormida. Cuando volví de acostarla el comedor parecía Bagdad. No terminé de acomodar todo que se despertó y otra vez al ruedo.
Si es así ahora no quiero imaginarme cuando camine. Por favor.
Eso si, no saben lo bien que me viene para los reflejos yo que me zarpo en momia.

Anuncios

2 comentarios en “HABEMUS DESASTRE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s