MAS QUE O KM, UNA CHATARRA

Todavía cuando la maternidad estaba en estado de embarazo mis viejos comenzaron a ver cochecitos, fue el regalo que decidieron hacer a su nieta. Lo vieron, me pidieron que vaya a verlo, fui recién cuando tuvimos que comprarlo.
Llegamos, me mostraron el que ellos habían elegido. Cochecito con tres ruedas, las tres tipo de bicicletas, liviano, hermoso. Lo llevo.
Al otro día empiezo a mirarlo en detalle, le digo a mi madre “parece usado mira, las ruedas estan gastadas, la lona no esta del todo limpia”, pero me quede con “debe haber venido así de fábrica.
Resumen: se le salió la rueda con S. durmiendo, no se cayó porque las madres sacamos los reflejos ante una posible caída. Fui hasta el lugar, no me lo quisieron cambiar “porque solo te lo puedo cambiar si se rompe dentro de los tres días de la compra” (cosa que jamás avisó). Se lo dio al empleado para que “lo arregle”. Lo traje a casa, la rueda se seguía saliendo, la de adelante se rajó (y claro, si estaba toda gastada). Tuve que pagar el arreglo, las ruedas de atrás se pusieron peor, hoy lo lleve a arreglar, tengo que volver a pagar. Comprobé que el cochecito era usado porque antes de llevarlo descubrí un ticket de una compra de Danonino realizada el 15/4 (S. nació el 17/4) además de migas de galletitas. El dueño me dijo “un nene lo debe haber tirado jugando”.
Consejo: revisen bien bien bien las cosas antes de comprarla porque después fuiste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s